Estos peces sin ojos, de Aránzazu Gordillo

Uno de los libros que he leído en este enmascarado verano ha sido uno de relatos, y eso que hacía años que los había descartado de mis hábitos de lectura. Aunque he de reconocer que he sido una entusiasta de este género que alguno que otro llama “menor”, cuando la consabida realidad es que hay grandes novelistas incapaces de escribir un buen relato, como también hay excelentes escritores de relatos que se pierden cuando llevan escritas las 30 primeras páginas de una novela.

El libro en cuestión se titula Estos Peces sin Ojos, de Aránzazu Gordillo, consta de 13 relatos con final abierto, por lo que la autora invita al lector a imaginar cómo será la continuidad de esa historia, de sus personajes. Su lectura es ágil, ya que Aránzazu no recurre a artificios innecesarios ni a metáforas enrevesadas. Es más, hay párrafos en los que se intuye una gran inteligencia emocional para una escritora que todavía no ha superado las cuatro décadas. El libro en su conjunto juega con un elenco de personajes que en algún relato que otro mantienen un hilo de conexión.

Hace poco comentaba en otra entrada que los libros no obran milagros, sin embargo, son capaces de hacernos ver ciertas situaciones desde otra perspectiva, otro punto de vista que no habíamos reparado antes. Esto mismo me sucedió con el relato de cómo encara la soledad una mujer ya entrada en años. Me pareció escalofriante su forma de gestionarla, pero no por ello le resta realidad pese a ser ficción. Y lo mismo sucede con otros relatos, porque no sé si fue Julio Verne o Oscar Wilde que dijeron que muchas veces la realidad supera a la ficción. Y con Estos Peces sin Ojos se palpa más la primera que la segunda.

Pero nada acaba. Nada acaba nunca. Obvien la palabra fin, que no les distraiga semejante ilusión. El fin no es más que una grieta húmeda y deforme por la que una historia se filtra para transformarse, para partir de nuevo hacia el pasado, hacia el futuro; para cambiar de forma y seguir un rumbo infinito. Porque los finales no existen. Los finales no son otra cosa que sutiles principios.

Fragmento del relato Vértices del libro Estos Peces sin Ojos, de Aránzazu Gordillo

Estos Peces sin Ojos, de Aránzazu Gordillo

Editorial: Ediciones Camelot
Año de edición: 2020
ISBN: 978-84-121835-7-3
Colección: Relatos